Cuando no sabes contra quien corres

Seguro que este fanático de las carreras ilegales jamás imaginó que el coche con vidrios polarizados contra el que corría, era nada más ni menos que ¡un policía encubierto!

Comentarios